Cargando...

viernes, 9 de septiembre de 2011

Conflictos laborales: ¿Cómo solucionarlos a tiempo?

votar

En todas las empresas hay conflictos que debemos resolver a tiempo, ¿Cómo lo detectamos a tiempo?

Uno de los artes de los departamentos de recursos humanos, mandos intermedios o jefes de las empresas consiste en detectar con anticipación los conflictos laborales o las situaciones peliagudas a resolver con los empleados. Resolver un problema antes de que llegue realmente se hace modificando el curso previsible de los acontecimientos dentro de nuestras posibilidades.

El ambiente laboral adecuado es el vehículo para que la empresa funcione a toda máquina. Una empresa con problemas en su plantilla, sean de la índole que sean, pasan factura a todo el equipo de trabajo en mayor o menor medida y por tanto, penaliza la marcha ordinaria de la empresa.

La desmotivación, primer problema a superar


El estado de ánimo de todos cambia cada día. Somos personas no máquinas que tenemos altibajos, problemas, momentos de felicidad o tristeza. Esta circunstancia es inherente a nuestra condición humana y aunque, en teoría la separación laboral y circunstancias personales deberían permanecer separados, en la práctica nuestra vida es una sola y las alegrías o tristezas de una cara, se reflejan en la otra.

El problema de desmotivación lo tenemos que localizar cuando es el propio trabajo el que mina al trabajador cada día. Esta desmotivación puede originarse por factores de salarios, puestos específicos, condiciones laborales o simplemente, porque llega un momento que necesitamos un cambio de aire o un reciclaje empresarial que nos permita continuar con nuestro desarrollo profesional.

La empresa debe identificar si puede atajar dicha desmotivación o es irreversible. En el caso de irreversibilidad, por ejemplo un empleado que aspira a obtener un ascenso pero ha tocado la cumbre en nuestra empresa, la mejor opción es sentarnos con él, hablar civilizadamente y pactar una salida amistosa de la empresa. Si prolongamos la desmotivación, llegará un punto en el que la salida de la empresa también se generará pero será mucho más traumática.

El estrés fingido o real, son diferentes


Me ha gustado mucho la entrada que han recopilado en El arte de la Estrategia sobre las 11 fórmulas para parecer siempre ocupado. En esta entrada se pueden ver una serie de actitudes que identifican claramente dónde podemos tener un serio problema laboral a medio plazo. Empleados que fingen estas desbordados, con exceso de trabajo, que el horario no les da más de sí e incluso, aquellos que parecen que son los que más trabajan y no se toman un solo respiro.

Este tipo de actitud generalizada no está muy extendida, pero sí está aumentando con la crisis en las empresas que no están pasando un buen momento, Se detectan con facilidad. Si somos capaces de cuantificar el trabajo real y el tiempo que requiere aproximadamente cada tarea, podremos estimar cuándo un trabajador está haciendo teatro o cuando es verdad que estamos bajo un estrés importante.

El estrés es un síntoma de pérdida de control de las tareas asignadas, bien por exceso de las mismas, bien por desconocimiento, por eso no debemos tampoco infravalorar una situación complicada de exceso de carga laboral o de superación de los límites de conocimiento o habilidades de un trabajador. Por ejemplo, yo no tengo ni idea de francés, por lo que dificilmente podré llevar a cabo una negociación en dicha lengua con cualquiera y si tuviera que hacerlo, estaría bajo una situación de estrés muy dura.

La lista es interminable, observa tu entorno cada día


Estas dos pautas para detectar conflictos laborales, son las primeras de una larga lista que nos pueden servir para que estemos observando y evaluando los comportamientos de nuestros colaboradores diarios. Diferenciar un problema puntual o una actitud aislada de una situación que se va enquistando cada día no es sencillo, pero si permanecemos atentos y vamos midiendo el día a día de nuestra empresa, podremos llegar a conclusiones rápidas y a atajar muchos problemas laborales antes de que realmente se produzcan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada